Montoro

Montoro

Descripción

El inicio de la prehistoria de Montoro se remonta a hace unos 50.000 años en pleno Paleolítico Medio. Debemos avanzar hasta el quinto milenio a. de C. para encontrar presencia humana más o menos sedentaria. Es en el Bronce Final ( 1.100-950 a. de C.) cuando comienza la Protohistoria montoreña, según demuestran los restos encontrados en el Llanete de los Moros.

Fenicios, griegos y cartaginenses visitaron la antigua Epora, pero son los romanos los que le dan mayor esplendor. Llegan a finales del siglo III a. de C. de una forma amistosa, pues la población se había mantenido al margen o como aliada de Roma en el litigio romano-cartaginés. Pocos años después Roma otorga a Montoro la condición de " civitas foederata " y en los primeros años del cristianismo la de municipio. Con la invasión de los pueblos germanos la Epora Romana pierde su esplendor, pero se mantiene independiente hasta la llegada de los árabes. Unos cinco siglos dura la dominación árabe. El día de San Bartolomé del año 1240, el rey Fernando III El Santo conquista Montoro.

Desde 1245 pertenece a la corona de Castilla bajo la jurisdicción de Córdoba. En 1658 pasa al Marquesado de El Carpio. Cuatro años después Felipe IV erige la villa en Ducado. En 1808 es declarada por Fernando VII " Ciudad Noble, Leal y Patriótica ".

Historia

Historia

Etapa Prerromana

El inicio de la prehistoria de Montoro se remonta a hace unos 50.000 años en el Musteriense, en pleno Paleolítico Medio, cuando el hombre coetáneo del llamado Neanderthal vivía en esta zona. Sin embargo, hay quien opina que hace unos 100.000 años el Homo Erectus ya caminaba por alguno de los parajes de la sierra montoreña.

En el quinto milenio antes de Cristo la presencia humana era más o menos sedentaria, según las hachas encontradas en el Palomarejo.

Al final del cuarto milenio antes de Cristo, las cistas encontradas en la Loma de la Higuera y los martillos mineros encontrados, atestiguan el paso del hombre por la zona.

Entre 1.100 al 950 a. de C. los fragmentos de cerámica y los restos de carbón y trigo carbonizados encontrados en el Llanete de los Moros testimonian el comienzo de la protohistoria de Montoro a partir del Bronce final con la presencia de población estable.

Durante los siglos VIII-VII a. de C. los hallazgos de cerámica bruñida, hecha a mano, en forma de cuencos o platos de cierto brillo metálico en el Llanete de los Moros y en el Palomarejo atestiguan la existencia de un pequeño núcleo protourbano estable con características parecidas a los de Ategua, Carmona,.. Este poblado del Bronce Final de viviendas de planta circular o elíptica, construidas con cantos rodados unidos con barro se prolongó hasta la Romanización.

En los siglos VII- VI a. de C. los fenicios imponen su cerámica fabricada a torno y pintadas con barniz rojo. De este periodo se encontró en el Llanete de los Moros un fragmento de peine marfil con una sola hilera de púas. El establecimiento humano en Montoro se mantuvo en la época inmediatamente posterior a la caída de los Tartessos. En el Llanete de los Moros se encontraron cinco fragmentos de recipientes fabricados según la técnica de núcleo de arena.

En el s. III es previsible que la influencia púnica se dejara notar en el Montoro prerromano.

Etapa Romana

Epora durante el litigio romano-cartaginés debió permanecer al margen o como aliada de Roma. Epora debió llegar a un pacto con Roma y no fue sometida por la fuerza. Una vez conquistada por los romanos, la población se extiende por lo que después quedaría dentro de la muralla romana.

El hecho de que los eporenses apoyaran a Escipión contra los cartaginenses favoreció las relaciones entre los dos pueblos y Epora firmó un " foedus " o tratado hacia el año 206 a. de C. adquiriendo la categoría de " civitas foederata ". El que a finales de la República sólo existieran tres ciudades confederadas en la Bética ( Gades, Malaca y Epora ), pone de relieve la importancia de tal rango.

Estas ciudades fueron perdiendo su autonomía y se transformaron en municipio. La transformación administrativa de Epora se consiguió en los primeros años del cristianismo, siendole otorgada por Augusto como recompensa a su fidelidad a César, su padre adoptivo, en disputa con Pompeyo.

En cuanto a las comunicaciones baste decir que Epora era la primera mansión de la " Vía Augusta " de Corduba a Castulo que tenía un tramo por la sierra y otro por la campiña. Las mansiones eran una especie de casa de posta que contaban con caballos y carros de refresco.

En la época de decadencia del Imperio, Epora se convierte al cristianismo a principios del s. IV.

Etapa Visigoda

Con la invasión de los pueblos germanos, la Epora romana pierde su esplendor pero se mantiene independiente hasta finales del s. VI.

Es ésta una época oscura para la historia de Montoro, y las huellas más importantes dejadas en ella por los visigodos son las inscripciones.

Etapa en la Edad Media

Durante cinco siglos de dominación árabe, Kantara-Estesan o Hins Muntur, posibles nombres de Montoro, estuvo sujeta a diversos escarceos bélicos entre fieles y cristianos. Tras su llegada en el 712, los musulmanes se fortifican, reconstruyen los Castillos de la Mota y de Julia , y agrandan sus murallas hasta el río.

En un principio la tolerancia religiosa y la no confiscación de las tierras de los cristianos que no habían huido, hubo convivencia entre los dos pueblos. Sin embargo, la historia medieval montoreña no es conocida hasta la conquista cristiana en el s. XII. El 24 de agosto de 1240 , día de San Bartolomé , el Rey Fernando III el Santo conquista definitivamente la ciudad. Desde 1245 pertenece a la Corona de Castilla bajo la jurisdicción de Córdoba.

Montoro en la Edad Moderna

En 1633 dos comisionados montoreños piden a Felipe IV los libere de la tutela cordobesa. Se pacta la eximisión, previo pago de treinta millones de maravedís. Veinticinco años después, la villa pasa a la jurisdicción del marqués de El Carpio.

El 10 de Enero de 1660 los capitulares montoreños traicionan a la población firmando la cesión de renuncia de jurisdicción en favor del citado marqués. En 1662 Felipe IV erige la villa en ducado. En el 68 al casarse Catalina de Haro, Marquesa de El Carpio y Duquesa de Montoro, con el Duque de Alba convergen los tres títulos en una misma familia.

El status jurídico de la villa sería claramente señorial, pero al no vender el Rey a los de Haro nada más que algunas tierras del término, presenta cuando menos confusión: en 1731 Catalina Mendez de Haro, nieta del primer Duque de Montoro, reclama la posesión efectiva del término. El pueblo no cede a sus pretensiones y solicita al rey su protección. Se inicia un largo litigio entre villa y señorío que durará algo más de un siglo y que acabará sólo cuando sean abolidos los derechos señoriales.

Edad Contemporánea

En la lucha contra los franceses, Montoro juega un papel muy importante; por ello, el rey Fernando VII reconoce el patriotismo de los montoreños concediéndole el título de " Noble, Leal y Patriótica " el 8-8-1808, facultando al Ayuntamiento al uso de Maceros para dar solemnidad a los actos oficiales y otorgándole el trato de Señoría a todos los ediles de la Corporación.

Ya en 1969, se la declara por su riqueza artística y su típica arquitectura popular, Conjunto Histórico Artístico, estando considerada en la actualidad como la ciudad más pintoresca de la provincia de Córdoba.

Monumentos

Monumentos

1. Museo del pintor Antonio Rodríguez Luna

El museo del pintor montoreño Antonio Rodríguez Luna (1910-1985) está ubicado en la antigua Eremita de San Jacinto, edificio de estilo barroco datado a finales del s. XVIII. En el interior destaca una magnífica cúpula de yesería policromadas y la colección de cuadros donados por el pintor a la ciudad de Montoro.

2. Parroquia de Nuestra Señora del Carmen

Iglesia del antiguo convento de San Juan de la Cruz de los Carmelitas Descalzos, convertida a partir del año 1891 en Parroquia de Nuestra Sra. Del Carmen. El edificio, de estilo Barroco, fue construido en el s. VXII (1702-1718). Posee planta cruciforme, de tres naves con cúpula sobre el crucero. En su interior se destaca el retablo mayor de madera dorada con estípites de la Virgen de la Soledad. En el exterior sobresalen dos bellas portadas labradas en molinaza, estando la principal rematada con la figura de san Juan de la Cruz.

3. Parroquia de San Bartolomé

La construcción del edifico de la Parroquia de San Bartolomé se inicio en 1483, dentro del estilo gótico humanista imperante. Su construcción se prolonga a lo largo de los siglos correspondiendo al s. XVI la portada principal a la Plaza de España, obra emblemática de Hernán Ruiz I. De Época barroca destaca la Capilla de Ntra. Sra. de Rosario, obra de mediados del siglo XVIII. En 1817 se culmina la torre, al levantarse sobre el primer cuerpo un campanario de estilo neoclásico. A resultas de su evolución constructiva, el interior de la parroquia ofrece nave de tres plantas de arcos apuntados y capilla mayor de tipo poligonal.

4. Ayuntamiento de Montoro

Edificación de carácter civil construida para ser desde de las Casas Consistoriales. Sus obras se inician en el s. XVI, reformándose la parte superior de su fachada principal en el 1702. En su interior destacan tres magníficos artesonados de tradición mudéjar. El actual edificio se amplió con la inclusión de la antigua Cárcel cuya portada se puede ver en el lateral de la fachada principal así como con parte del contiguo colegio de Niñas Educandas.

5. Museo Arqueológico Municipal

Se localiza en la antigua Iglesia de Sta. María de la Mota, construida en 1240 sobre el solar de la antigua mezquita. La iglesia es de estilo gótico mudéjar con tres naves separadas por arcos apuntados sobre pilares y columnas con capiteles de gran interés. En el siglo XVII sufrió reformas, datándose de ese momento la portada que posee a los pies de la nave principal. El museo posee interesantes fondos de mineralogía, paleontología y arqueología.

6. Iglesia de Santiago "Museo de la Semana Santa"

Iglesia de una nave con cúpula barroca sobre la capilla mayor. Posee dos portadas, siendo la principal de época anterior a la lateral la cual está fechada en el año 1730, correspondiéndose con las reformas barrocas del interior. Alberga actualmente el Museo de la Semana Santa.

7. Iglesia de San Juan de Letrán

Antigua ermita del Colegio de Niñas Educandas. La iglesia posee una portada barroca del siglo XVII. Presenta una planta de tres naves, destacando la central que culmina en una cúpula con linterna sobre el altar mayor.

8. Tercias Museo del Aceite

Edifico construido en 1784 por Francisco Luis de Mora para servir de almacenamiento de aceite, vino y trigo procedentes de los diezmos eclesiásticos. Posee dos plantas divididas en tres naves mediante gruesos pilares que soportan bóvedas de crucería en planta baja y armadura de madera en la planta superior. La portada principal de corte neoclásico, da paso a un pequeño patio de entrada. Este edificio alberga el museo del Aceite.

9. Residencia Jesús Nazareno

Edificio de grandes proporciones que fue fundado para hospital en el año 1699, aunque sus obras no finalizaron hasta el año 1778. De la totalidad de la edificación destaca la iglesia de una única nave con portada a la Calle Salazar y un gran patio claustrado por dos plantas.

10. Puente de la Donadas

Las obras del puente denominado de las Donadas o de las Doncellas se iniciaron en 1498 y se deben al proyecto de Enrique Egas. El puente en molinaza, se compone de cuatros arcos de medio punto.

11. Iglesia de Santa Ana

Situada en el barrio de Retamar, su construcción data de final del siglo XVI o principios del XVII. Como aspecto más interesante destaca su doble pórtico de arcos apuntados sobre columnas. Tras la Guerra Civil fue muy reformada.

12. Iglesia de San Sebastián

Construcción de finales de siglo XVI con interesante portada lateral de estilo manierista sobre la que se eleva una espadaña barroca del s-XVII. En ella asistió San Francisco Solano a sus enfermos.

13. Plaza de Toros

Construida en 1951 sobre el solar de otra plaza anterior destruida durante la guerra civil. Conformada mediante un polígono regular de 20 lados, posee un graderío realizado en molinaza y posteriormente ampliado con obras de mampostería. El diámetro del ruedo es de 39 metros y posee aforo para 3500 espectadores.

14. Ermita de la Virgen de Gracia

Su edificación corresponde a l s. XVIII, aunque se construyó sobre otra anterior. Posee una única nave en la que se inserta el camarín de la Virgen de Gracia.

15. Aceñas o Molinos Harineros

Se tienen noticias de la existencia de seis Aceñas o molinos harineros a lo largo del meandro que forma el Rio Guadalquivir a su paso por Montoro. Entre ellas, las más cercanas a la población son: la de los Molineros, la de Cascajal, la de las Aceñuelas, situada justo antes del Puente y de las Monjas, localizadas tras pasar el Puente. Todas ellas están documentadas desde el principios del siglo XVII anuqué se cree que su origen es anterior.

16. Alrededores de Montoro

En las inmediaciones de Montoro se localizan los siguientes lugares de interés: Ermita de Fuensanta, edificación barroca del s. XVIII situada en el valle de Corcome' ; la torre de Villaverde y Ermita de Nuestra Señora de los Remedios, edificaciones del finales del siglo XIV localizadas en la zona de la campiña in dirección a Bujalance. Tramo de la Calzada Romana perteneciente a la vía Augusta, ubicada en las inmediaciones de la carretera del cementerio en dirección hacia Córdoba y el puente Romano de un solo arco descubierto recientemente. Asimismo hay que hacer una reseña el gran numero de edificaciones destinada a molinos de aceite que existen fundamentalmente en la Sierra, destacando entre ellos el de la Colora (siglo XVIII) , En la carretera a Adamuz, hoy adaptado para turismo rural.

17. Pantanos de Montoro

Existen en la zona dos presas: la del Rio Yeguas y la del Arroyo de Martin Gonzalo. La primera dota de regadío a ciertas zonas de la campiña y la segunda sirve de abastecimiento de agua potable a la población de la comarca. Actualmente contamos ya con un nuevo pantano, El Arenoso, que amplía las zonas de regadío y uso turístico.

 

Información práctica

Bares y Restaurantes

En Montoro nos encontramos con una gran variedad de bares y restaurantes donde poder degustar la rica gastronomía montoreña. Dentro del casco urbano, en pleno centro de la ciudad, nos encontramos bares donde poder tapear como:

Casa- Bar Yepez, Bar Capri, y Belsay en la Plaza del Charco.

Bar Imperio, en la Calle Corredera.

Bar el Coto, Bar Hanoy y Bar Paco, en la Plaza de España.

En la salida hacia Córdoba nos encontramos con:

Bar- Cafetería Vertice, Bar Embora, Bar El Gordo y Cafetería Ca' seba en la Calle Cervantes.

Bar Valerio en la Avda. Andalucia.

En la Barriada del Retamar, cruzando el puente sobre el Guadalquivir, nos encontramos con Bar Gol y Bar la Coqueta, en la Calle Cedrón, y Bar Zapatilla, en Calle Calvario.

A las afueras de la ciudad, junto a la Autovía de Andalucía, nos encontraremos los siguientes restaurantes:

Hostal Montoro, Jardinito II y Bar – Restaurante La Primera.

Restaurante Entrada, en el polígono industrial Camino de Morente.

Ya en plena Sierra, en la N.420, podemos degustar platos típicos en

Hotel Restaurante La Molina Plaza y Restaurante Los Monteros.

Alojamientos

• Hostal Montoro. Autovía de Andalucía, km 357-tlfno 957 160 792.

• Hotel Mirador de Montoro, Cerro La Muela s/n- tlfno: 957 165 105.

• Hotel Restaurante "Molina Plaza", N-420 Km. Salida 58- tlfno: 957 336 090.

• Alojamiento Rural "Casa Maika" C/Salazar, 21¬- tlfno: 957 160 273.

• Molino "La Colorá". CO_414 Adamuz Montoro, Km 9 - tlfno: 957 336 077.

• Alojamiento Rural "Molino Viento" -Fuentesanta de Montoro - tlfno: 957 336 386.

• Alojamiento Rural "Molina de Mesìas" Crtra Montoro – Cardeña CO-5101, Km 12 - tlfno: 957 160 802- 666 301 126.

• Lagar "Paño Frio". Crtra. Montoro-Fuentesanta- tlfno: 957 616529.

• Cortijo "Molino San Juan". Crtra Montoro – Cardeña CO-5101, Km 12 - tlfno: 957 336 259.

• Hotel "Molino La Nava". CO-511- tlfno: 957 336 041.

 

 

Se encuentra aquí: Localidades Montoro