Sanlúcar la Mayor

Sanlúcar la Mayor

Historia

Sanlúcar la Mayor tiene una dilatada historia por la que han pasado muchas civilizaciones. Haremos un breve recorrido histórico por los distintos pueblos que ha marcado de alguna manera la historia de la localidad.

El primer asentamiento humano en el término sanluqueño data de alrededor del 1.500 a.c., a unos 7 Km del casco urbano. Se trata de una necrópolis y poblado de la Edad de Bronce, se encuentran restos en el museo arqueológico provincial de Sevilla. El primer asentamiento de importancia es de época turdetana, cuando Sanlúcar se llamaba Arae-Hesperi o Hesperia, dado este nombre por un templo dedicado a Héspero(en mitología griega ,astro más brillante de la bóveda celeste, el lucero del alba-Venus-.)

La ciudad turdetana fue destruida con la llegada de los romanos. La romanización fue un proceso radical y fulminante, en un siglo de conquista hubo un olvido casi absoluto de la anterior cultura turdetana. Solis Lucus fue mandada construir después de ser arrasado el anterior asentamiento Area-Hesperi, pero cuando realmente comenzó a tener relevancia e importancia fue con la llegada de los musulmanes, que iban a convertirla en un centro económico y de abastecimiento de productos agrícolas de la Sevilla islámica. Al-Edrisi(s. XI) nos dice: "estaba cubierto de olivos e higueras; los olivos llegaban hasta la parte de Niebla; y que existen en él ocho villas florecientes con numerosos baños y hermosos edificios".El geógrafo delimita la comarca siguiendo criterios naturales y visuales, de modo que hablar del aljarafe es hablar de un paisaje lleno de olivos e higueras, y sobre todo elevado, o por lo menos alomado. La estructura defensiva iniciada por el bajo imperial romano, se culmina en el período musulmán, con la consolidación de una red de castillos formando un anillo defensivo alrededor de la altiplanicie aljarafeña, donde estaba incluido el de Sanlúcar. Los núcleos fortificados constituían también asentamientos de territorio, como era el caso del recinto fortificado de época almohade, hacia 1.189, de Hisn Shaluqa. Debe entenderse la construcción de las defensas como el hecho fundacional del núcleo histórico que en continuidad ha llegado a nosotros como Sanlúcar. La fortificación se dotó de 46 torres cuadradas u octogonales, y de tres puertas principales. La del sur, Puerta del Sol o del Arco(también de san Pedro), fue la más importante y se identifica fácilmente. La puerta del noroeste, situada junto al arranque de la cárcava, y que se llamó Puerta del Castillo.

Servía para dar entrada al alcázar o castillo. La tercera puerta aludida fue una interior que comunicaba el castillo con resto del recinto amurallado.

Tras la conquista de Sevilla, 23 de noviembre de 1.248( el 23 de noviembre de 1.248 ondeó la seña real del Rey Santo en el alcázar sevillano), y después de dejar la ciudad bajo control, se planteó la conquista del Aljarafe, como vía para conquista de Niebla. Después de un sitio penoso y feroces ataques , el día 28 de junio de 1.252, las huestes cristianas bajo las órdenes de Fernán Gutiérrez (por estar ausente Maestre de Santiago a quien correspondería tales honores), entraron en la villa de Sanlúcar. Al día siguiente, el 29 de junio, día de san Pedro, se celebró una misa en acción de gracias por el feliz acontecimiento. Así mismo, se consagró la mezquita bajo la advocación del santo. En los primeros años la mezquita apenas sufrió modificaciones, tan sólo cambios para su adaptación a la liturgia cristiana. Será en el s.XIV, tras el terremoto de 1.359, cuando se acometería la más profunda transformación, Así pues, sobre la mezquita se comenzó a levantar el actual templo, cambiándose la orientación, antes de Norte a Sur y ahora de Este a Oeste.

Narra la tradición que en un momento de incertidumbre y desesperación ante la compleja empresa de la toma de la ciudad, se produjo la aparición de una Virgen entre unas zarzas al borde de un arroyuelo, celebrándose este hecho entre las tropas como un buen presagio para la conquista de la ciudad. La Virgen que se le llamó Aguasanta tiene hoy día una imagen para su veneración en la iglesia de san Eustaquio.

 

Monumentos

Monumentos

IGLESIA DE SANTA MARIA

En origen sería la parroquia del arrabal, situada junto al camino que conectaba Sevilla con

Niebla. Se trata de un edificio de grandes dimensiones, y por el arcaísmo de algunos de sus elementos podríamos fecharla en la primera mitad del siglo XIV.

Está construida en ladrillo, excepto el enmarque de los vanos, las columnas y nervios del presbiterio que son de piedra, y las cubiertas que son de madera. La portada de los pies no es original, resalta notablemente sobre el muro de fachada y posee plaza trapezoidal. Está construida en ladrillo agramillado, la arquivolta interior tiene traza carpanel y las dos exteriores apuntada, se enmarca en un baquetón a modo de alfiz, está flanqueada por dos hornacinas y rematada por una cornisa de canes y merlones de gradas. La portada de la Epístola es un ejemplo típico de la escuela sanluqueña con su leve resalte y arco polilobulado de doble lazo enmarcado en alfiz, difiere de las otras en que el arco interno está fabricado en piedra. La portada del Evangelio es también muy plana, se corona con merlones, carece de arco polilobulado y sobre ella también se abre un óculo.

Las naves poseían ocho pilares rectangulares con las esquinas achaflanadas, cuatro de los cuales fueron sustituidos posteriormente por pares de columnas. Las cubiertas son de madera, la central de par y nudillo y las laterales de colgadizo. El arco toral descansa sobre fustes clásicos reaprovechados y superpuestos. El presbiterio posee dos tramos cubiertos con bóvedas de nervios, una sexpartita y la otra polilogonal.

En la capilla del Bautismo se venera la imagen del Cristo de San Pedro, una de las obras más importantes del gótico español, muy semejante al Cristo del Millón de la catedral de Sevilla.

La torre sufrió una importante remodelación en el siglo XVIII, quedando anexa a la iglesia. Posee rampas para acceder al campanario, bóvedas de arista en los ángulos y de medio cañón en los tramos.

IGLESIA DE SAN PEDRO

La iglesia de San Pedro, edificio del siglo XIII, fue construida aprovechando parte de la antigua mezquita. Por su estructura y elementos estilísticos posiblemente se trate de la más primitiva del conjunto de iglesias sanluqueñas y la única que se edificó intramuros.

Del antiguo edificio musulmán se ha conservado el alminar, como primer cuerpo de la torre campanario. El sham o patio de las abluciones se integró en el antiguo cementerio, adosado a la nave del Evangelio de la iglesia, al que se accedía desde el exterior del edificio por un pasadizo cubierto por una bóveda de cañón apuntada que se encuentra bajo el presbiterio.

La iglesia, ejemplar sobresaliente del mudéjar sevillano, está construida básicamente en ladrillo, reservándose la piedra sólo para los óculos , los capiteles y nervios del presbiterio, y la madera para las cubiertas de las naves.

Cuenta con tres portadas singulares. La de los pies apenas resalta del muro de la fachada, posee arco polilobulado de doble lazo enmarcado con alfiz y está decorada con piezas de alicatados policromados. Encima de la portada y enmarcada por un gran arco apuntado, se abre un ventanal geminado de grandes dimensiones. La portada del lado de la Epístola resalta notablemente del muro, posee tres arquivoltas apuntadas y escalonadas.

Sobre la portada, en un rebaje del muro, se abre un magnífico rosetón con decoración de motivos trebolados. La portada del Evangelio es muy semejante a la de los pies, las impostas del arco de herradura apuntado original fueron rebajadas. La enmarca un alfiz y sobre él se abre también un óculo.

La iglesia es de tres naves, con esbeltas arquerías que apoyan en cuatro pilares cruciformes, entre los arcos existen ventanas con arcos de herradura apuntada enmarcados por alfices. La armadura central es de par y nudillo y las laterales de colgadizo. El arco toral apuntado se apoya sobre dos columnas con fustes romanos reaprovechados y

capiteles góticos. El presbiterio está sobreelevado, posee dos tramos uno rectangular y otro poligonal y conserva restos de yeserías con atauriques y lazos. El desnivel entre naves y cabecera se salva mediante una escalinata con un primer tramo de toda la anchura del templo y un segundo de planta poligonal que culmina bajo el arco toral.

La torre se halla exenta del templo, en medio del antiguo cementerio. Como indicamos, se trata del alminar de la antigua mezquita, su planta es cuadrangular posee tres puertas, dos de ellas a modo de pasadizo, y ventanas con arcos de herradura y alfiz.

Completa este conjunto arquitectónico los lienzos de muralla Almohade que dominaban el valle del Guadiamar y protegieron el municipio antes de la reconquista.

IGLESIA DE SAN EUSTAQUIO

La iglesia de San Eustaquio, de los Siglos XIII-XIV, es de estilo mudéjar. Los arquitectos que construyeron el templo se inspiraron en la Iglesia de Santa María. Conquistada la ciudad, los cristianos quisieron dedicarle la Iglesia a San Eustaquio, patrón del pueblo, y la construyeron en su punto más alto, en el lugar donde los romanos habían erigido un templo dedicado al sol.

La planta se divide en tres naves con arcos apuntados sobre pilares y ábside poligonal con almenas, contrafuertes y ventanas lobuladas. Posee tres portadas realizadas en ladrillo sobre las que se abren unos óculos. La puerta de los pies presenta un mayor abocinamiento, arquivoltas exteriores con arcos apuntados e interiores con arcos de herradura apuntados, teniendo sobre ella una ventana también abocinada. La puerta de la epístola presenta arco polilobulado de doble lazo y la cornisa muy elevada. La puerta del evangelio posee un arco apuntado, que en principio debía de ser de herradura, con arco lobulado enmarcado en su alfiz.

Las naves se cubren con armadura de par y nudillo la central y de colgadizo las laterales. El ábside, que poseé dos tramos, cubre uno de ellos con bóveda sexpartita de espinazo y el otro con bóveda poligonal de nervaduras. En el interior de la Iglesia, en el altar mayor, se encuentra un retablo barroco de la segunda mitad del siglo XVII, con tres calles, separadas por columnas de estípites. En la calle central, ocupando un lugar privilegiado el grupo escultórico de San Eustaquio, éste de rodillas con el ciervo, los perros y su caballo que aluden a su conversión.

La torre, construida según proyecto de Pedro de Silva, fechada en la segunda mitad del siglo XVIII, está situada a los pies de parroquia. Es de planta cuadrangular, con dos cuerpos, siendo el segundo utilizado de campanario, y está rematada por un chapitel piramidal.

CONVENTO DE SAN JOSÉ

El convento de San José, edificio religioso de monjas carmelitas, es obra del siglo XVIII. Este tuvo su origen en la vocación religiosa de la joven sanluqueña Beatriz Rodríguez, que quedó cautivada por la obra de la madre Teresa de Jesús durante su paso por Sevilla.

Un alto y encalado muro almenado es todo lo que se ve desde el exterior, en el que se abren dos accesos. La primera de las puertas es adintelada, flanqueada por dos pilastras que sostienen una sencilla cornisa, sobre la que se encuentra una hornacina con frontón curvilíneo y remate de bolas, que contiene la imagen de San José.

La segunda puerta es de arco de medio punto con pilastras laterales. En el segundo cuerpo hay un mosaico de azulejos que representa la virgen del Carmen cobijando bajo su manto a las dos ramas del Carmelo, masculina y femenina. Con respecto a la iglesia, la capilla original fue sustituida por la actual iglesia barroca. Es un edificio de una nave, con bóveda de medio cañón dividida por arcos fajones en cuatro tramos, con lunetos y cúpula de media naranja lisa en el crucero.

El retablo mayor, obra de Fernando de Barahona, mantiene una composición clásica, obra de principios del siglo XVII. Decorado con motivos ornamentales de la época, éste se compone de tres calles, dos cuerpos y un ático, con columnas entorchadas.

En la calle central, en una hornacina, está el titular, San José con el Niño Jesús en el brazo izquierdo y la vara florida en la mano derecha. En la parte superior, está representado un calvario y remata el ático una pintura del padre eterno. A lo largo de toda la nave, desde la cabecera a los pies y por parejas, discurren una serie de altares de madera afrontados, todos de estilo barroco.

ARCANGEL SAN MIGUEL DE LORENZO DE MERCADANTE

Tras los estudios realizados durante dos años el San Miguel de Sanlúcar la Mayor ha sido declarada como una pieza única, que puede atribuirse, sin ningún genero de duda, al escultor Lorenzo Mercadante de Bretaña, habiendo constatado los rasgos de autenticidad de la imagen por su estilo, iconografía, técnica y originalidad.

Atribución que ha sido confirmada con la datación y autentificación de la escultura mediante técnicas luminiscentes realizadas por el Instituto de Ciencia de los Materiales de Sevilla (ICMSE) y por el propio Museo del Louvre, con el objetivo de obtener su edad. La conclusión es que las fechas de su ejecución concuerdan perfectamente con las propuestas en base al estilo, entre los años 1422 y 1460.

La escultura es de una enorme calidad en el marco de las obras que se conservan de este maestro en España. Sólo otro San Miguel de este autor bretón del siglo XV, existe en España. Está en Barcelona, pero no es ni con mucho, de la calidad que exhibe el hallazgo de Sanlúcar.

Una vez culminada la restauración de la pieza y tras haberse expuesto como "Obra invitada" en el Museo de Bellas Artes de Sevilla, el San Miguel será expuesto permanente en el Ayuntamiento de Sanlúcar la Mayor, en el que se ha habilitado un espacio especial con todas las medidas de seguridad y conservación. Las obras y la llegada de la escultura se prevé para el mes de Julio de 2008.

La estatua representa la figura de un joven caballero, recubierto por una armadura, portando un escudo en su mano izquierda, mientras pisa una animal recubierto de escamas.

Se identifica con San Miguel, el jefe de las milicias celestes, luchando contra un dragón de siete cabezas. Sus armas son o bien una lanza o bien una espada, se cubre con armadura completa, manto y se protege con un escudo.

También se le representa como pesador de almas, en el Juicio Final, por lo que porta a veces una balanza en una de sus manos.

Los rasgos formales de la escultura pertenecen al estilo gótico flamenco- borgoñón y está fechada en el siglo XV. Son formas naturalistas basadas en el principio de fidelidad a lo real. La figura humana tiene unas proporciones que se acercan a las normales y el interés está centrado en lo individual. Los rasgos de la escultura son los característicos de Mercadante de Bretaña y pertenecen a los propios del periodo: el rostro ovalado o triangular, ojos rasgados, cabellos con bucles que dibujan curvas y contracurvas y expresión sonriente.

La escultura está realizada en barro cocido, materia muy usual en las obras de este maestro. Con él está realizada la mayoría de las piezas atribuidas a Mercadante en la Catedral de Sevilla, en el sepulcro del Cardenal Cervantes. El modelado de Mercadante es característico por su blandura y delicadeza. Este hecho queda gráficamente demostrado por el dibujo que deja grabado el palillo sobre el barro. Los detalles y adornos parecen estar realizados con plantillas. El autor la modela en una sola pieza, de bulto redondo y cierra la cavidad interior.

Si hablamos de arquitectura civil en Sanlúcar la Mayor no podemos olvidar un edificio de considerable valor que es la "Casa de la Cilla del Cabildo", del siglo XVIII, con gran portada de ladrillos y azulejos con el emblema del cabildo sevillano(actualmente reformada y perfectamente acondicionada para celebración de congresos y eventos).Los elementos con los que suele componerse el prototipo de "casa andaluza" son: fachadas amplias y encaladas, portadas resaltadas, puertas de madera claveteadas, ventanas con rejas sobre poyetes, con guardapolvos, tejados o remates; en el interior, el zaguán, el patio, el doblao o soberao. Ejemplos de estas casas podemos encontrarlas en las calles más céntricas del pueblo, tales como calle Real, calle Marquesa viuda de Saltillo, calle Marín Feria, calle Concejal Becerril, etc.

Después de lo anteriormente expuesto, es importante señalar que la Junta de Andalucía da un nuevo paso en la declaración del casco histórico de Sanlúcar como Bien de Interés Cultural. (BIC).El Consejo de Gobierno declaró como BIC, con la categoría de Conjunto Histórico, el casco antiguo de Sanlúcar la Mayor. Según la resolución publicada en el BOJA, la población destaca por su bien conservada trama urbana de origen medieval y por sus valores paisajísticos. El conjunto histórico comprende un área de 54,6 hectáreas, que abarca todo el núcleo urbano desarrollado desde el siglo XII hasta principios del XX.

Como principales oportunidades de cara al futuro, podemos destacar la gran tradición de Sanlúcar la Mayor, sus recursos naturales, históricos y culturales, la diversidad de servicios y su situación estratégica de proximidad con el resto del Aljarafe y Sevilla, lo que supone un gran potencial de consumo y la posicionan en un lugar óptimo para el desarrollo del turismo.

La declaración como Bien de Interés Cultural de todo el conjunto urbano permitirá la conservación de los valores arquitectónicos, paisajísticos, arqueológicos y etnográficos propios del casco histórico de la ciudad.

Se encuentra aquí: Localidades Sanlúcar la Mayor